jueves, 31 de julio de 2008

El tamaño importa y el volumen, también

Definitivamente esto de la moda es una cuestión de volumen. Más espacio ocupas, más vales. Ellos ganan su trocito de gloria en la fashion comunity a base de hinchar hasta el infinito gemelos y pectorales. Ellas, a base de protésis de silicona y así hasta que entras en un bar de moda y descubres que no hay espacio para ti.
No porque uses chanclas en lugar de taconazos de aguja. No porque tu cuerpo hay decidido seguir a pies juntillas la ley de la gravedad (que digo yo que si cayó la manzana ¿no lo iba a hacer el resto?). No porque tu modelito de sábado noche te haya costado menos que un café y media en un céntrico bar de la ciudad.
NO. Es que literalmente no cabes entre tanto volumen artificial. Y ahí es donde empiezas a buscar soluciones con el único y sencillo objetivo de alcanzar la barra para poder respirar y entonces descubres tu vocación de amazona dormida en lo más profundo de ti. Das un par de puntapies con tus chanclas y desestabilizas a un par de silicónicas; anuncias a grito pelón que acaba de entrar en el bar la troupe al completo de Pressing Catch y te quitas de en medio unos cuantos dopados. Así, un par de codazos más y……………. bien,alcanzamos la meta. Un havana con cola y observas que tu modelo de rebajas se ha quedado hecho unos zorros, quemaduras de cigarros incluidas, que a tus chanclas les faltan un par de tirillas y que te has quedado sola porque tus amigos decidieron directamente no entrar en el bar.

1 comentario:

La Mujer semilla dijo...

Te he conocido a través del blog de Pedro Peinado.
Y te encuentro, mujer cero, que como hablas, te entiendo.
Seguiré encontrándote.

Saludos.